Impulsar tallers i retirs d’art i espiritualitat. Recerca d’un espai per a la nostra iniciativa.

Projecte Zamdart

Ara per ara estem treballant en la consolidació dels retirs anuals al Monestir de Montserrat. Després que aquest primer pas estigui consolidat, està previst impulsar activitats en el transcurs de l’any.

Seria molt interessant crear un suport físic, un centre on impartir assignatures i fer tallers monogràfics al llarg de tot l’any, cobrint tot l’arc de l’expressió artística: poesia, escultura, cinema, teatre, fotografia, dansa, pintura, música … i tot l’arc de les tradicions espirituals d’orient i occident: Judaisme, Cristianisme, Islam, Budisme, Taoisme, així com els cultes animistes i xamànics.

La riquesa que suposa tota aquesta interrelació justifica, si més no, mantenir aquest projecte en estat d’espera.

La possibilitat real de construir un centre d’art d’aquestes característiques, s’escapa de les nostres capacitats, amb la qual cosa la idea d’aquest centre roman, a hores d’ara, gaire be una utopia. Malgrat això, Zamdart no desestima que es pugui concretar quelcom en aquest sentit.

En algun moment Louis Cattiaux va desitjar la possibilitat de realitzar “un museu al servei de les obres, dels artistes i dels espectadors”… I també Kandisnsky va desitjar la realització de l’art monumental, resultat de la unió de les diferents disciplines.

Un espai on portar a terme la investigació, l’estudi, els tallers, les conferències, la biblioteca, els retirs … un espai dedicat exclusivament a fomentar les relacions entre art i espiritualitat.

MUSEO

Quisiéramos ver realizarse algún día ese sueño de un museo al servicio de las obras, de los artistas y de los espectadores; un museo aireado, iluminado, decantado y ordenado; un museo, una parte de cuyos ingresos asegurase a los jóvenes artistas su comida diaria, una habitación y el material indispensable para la realización de la ascesis artística; un museo abierto hasta media noche, con una calcografía de las obras antiguas y modernas de todos los países; un museo que incluyera programas mensuales de exposiciones variadas de obras antiguas y modernas; un museo confortable, con sillas móviles, bar y guías particulares; un museo cuyos programas fuesen difundidos por la prensa; un museo animado, atractivo, acogedor y amigo; un museo provisto de personal humanamente retribuido y que participase del éxito o del fracaso de la empresa.

Mucha gente estaría dispuesta a distraerse en él después de su trabajo y a gastarse lo mismo que en otros espectáculos bien presentados.

Todo será posible cuando las bellas artes dejen de ser consideradas entre nosotros meras futilidades.
¿Cuál es el jefe político que inmortalizará su nombre creando un verdadero presupuesto de bellas artes a expensas del de la guerra?

Louis CATTIAUX. Física y metafísica de la pintura. Tarragona: Arola Editors, 1998. Cap. XXXII pàg. 86.

***

Las artes deben aprender unas de otras y de este modo, alcanzar los medios más adecuados para expresar la vida espiritual. Por supuesto que cada una de ellas tiene su propia fuerza y expresión y es insustituible, pero es importante la unión de las fuerzas de las diferentes artes; de esta unión surgirá con el tiempo el arte, que nosotros hoy vislumbramos, el verdadero y auténtico arte monumental.

Wassilly KANDINSKY. De lo espiritual en el arte. Barcelona: Paidós, 1996. Estética, 24.